Algunas reflexiones sobre el beta de Coloriuris

Hace unos días que estoy recibiendo algunos e-mails de consulta y opinión sobre el proyecto español Coloriuris. Uno de los correos contestados fue directamente a la lista de Creative Commons Argentina. Otro mail fue directamente a uno de los blogs más importantes de la comunidad en habla castellana; quién me escribió fue Mariano Amartino, interesado en hacerme unas preguntas sobre la iniciativa. En concreto me preguntó: “Ariel, seguramente conoces coloriuris ¿busca reemplazar a CC? ¿qué opinas del proyecto?”. Mi respuesta fue publicada en su blog hoy por la tarde y aprovecho para publicarlo también en el mio. El texto lleva una licencia Creative Commons: by-sa/2.5/Ar

“Bueno, vamos por partes Mariano. Dejame que primero te haga una aclaración general y luego veamos un poco la propuesta y, sobre todo, sus diferencias con lo que hasta ahora venimos viendo a nivel Internacional.

Por el momento el sitio de coloriuris es sólo una versión beta, aún en promoción. Por tanto, como he venido aclarando en algunos e-mails, mis opiniones también son eso, son una versión beta, sólo comentarios a los que les falta análisis sobre la iniciativa en funcionamiento. Hecha la aclaración sobre el alcance de mis apreciaciones, paso a lo que me estás preguntando.

Tal como se presenta la iniciativa, y según lo que he podido observar, coloriuris tiene fines comerciales y lo que se visualiza en el sitio web es parte de un servicio que ofrece un estudio jurídico español. Para enfocarnos bien, creo que es sólo eso y nada más que eso. Yo diría que, en este sentido, es muy distinto de Creative Commons y no tiene nada que ver con la cruzada que hace ya más de cuatro años inició Creative Commons a nivel mundial. De hecho, los mismos impulsores del proyecto dicen que “no compiten contra nadie”. A mi me parece ver que ellos han leído que es tiempo de aprovechar una oportunidad comercial en este campo y que para ello deben ofrecer algo que sirva como atractor.

En relación a lo anterior, lo del “modelo continental” que ellos sostienen “defender”, o sea, el slogan con el que publicitan su sitio web, es sólo una parte más del marketing con el que dan a conocer la iniciativa. Mejor dicho, lo de continental sólo se refiere a que quieren llegar a toda América Latina como mercado potencial. Por supuesto, no hay novedades de los otros países de la Unión Europea. Esta fragmentación es típica de la situación actual de los españoles dentro de la Unión Europea y mucho más en materia de derechos de autor.

El sentido común indica que, si uno pretende defender el derecho continental de autor, con iniciativa comercial o sin ella, lo primero que debe hacer es involucrar a los actores que se encuentran bajo el sistema continental (y mucho más a los que tenés ya dentro de la Unión Europea). Por tanto, es extraño que no se piense primero la iniciativa en el contexto de la Unión Europea. Digo, solo un comentario al pasar, los italianos, los franceses y alemanes también entienden mucho de derechos de autor y creo podrían aportar mucho a la ensalada conceptual en la que se encuentran muchos de los “especialistas” españoles en esta materia. Pensar que México, Brasil o Argentina son lo mismo que España en materia de derechos de autor, tan sólo por decir que responden al sistema continental, es por lo menos peligroso para cualquier emprendimiento serio.

Desde hace unos años a esta parte España es claramente el peor caso para observar como evolucionan los derechos de autor. Entre cánones, copias privadas y una gestión colectiva asfixiante y expropiatoria, están realmente complicados y no encuentran una salida clara a lo que es la ecología de los (bienes) comunes en Internet. A mi modo de ver, la iniciativa (beta) coloriuris está completamente metida en estas confusiones y no logra salir de la tensión interna que tienen los ibéricos en este tema. De hecho, la iniciativa niega muchas de estas tensiones internas y en otras confunde por generalización el contexto regional o “¿continental?”.

Por tanto, a mi entender, la iniciativa vale como tal, como una iniciativa orientada a los posibles clientes del estudio (o sociedad) que lleva adelante el proyecto. De allí que ofrecen servicios personalizados y, entre otras cosas, validez limitada de sus servicios y la necesidad de registro de sus “cesiones”, depósitos y demás cuestiones legales. Digo estudio o sociedad, puesto que si bien la iniciativa es de un estudio jurídico la misma involucra otros actores (tal vez empresas) del contexto español. Sin embargo, por lo que he podido ver, también los actores involucrados son algo muy fragmentado. Pero no quiero con esto desacreditar la iniciativa, ni mucho menos, sino dejar en claro lo que puedo observar revisando el tema por arriba. Tal vez puedan alinear muchos actores más en el período que resta hasta el lanzamiento formal.

Tendría para hacer muchos comentarios más, sobre todo criticar su arquitectura jurídico-política, su mala-pobre interfaz, su (muy) peligroso y arcaico tratamiento de los derechos morales, etc, etc, etc. Pero Mariano, como te decía antes, creo que falta que lancen la versión inicial y luego, sobre seguro, poder opinar mejor. Si tuviera que adelantar algo sería esto: creo que el modelo de negocio que van a utilizar los va a transformar rápidamente en un intermediario más. Tema peligroso, por cierto. Eso los va a limitar rápidamente en su desarrollo. A mi entender, no han tenido en cuenta cosas importantes.

Lamentablemente están bastante lejos del espíritu que inauguró Creative Commons. En suma, hay muchos detalles más, pero quiero decir también que me alegra que surjan nuevas iniciativas con la posibilidad de converger en un futuro mediato con otras nuevas iniciativas comerciales que puedan venir. Varias iniciativas (similares, pero mejores) se están incubando desde América Latina, iniciativas donde abogados dedicados a los derechos de autor aprovechan los modelos abiertos con fines comerciales.

Se puede hacer mucho mejor, muchísimo mejor, pero como se suele decir por acá, esto da para pensar, ¡todo suma!”

2 comentarios

  • Gracias por este reporte y analisis… creo que coincido contigo en todo. Realmente con lo que hay no se puede opinar practicamente. Yo agregaria una cosa mas a tus observaciones y es que para ser una idea dirigida a los autores se utiliza el lenguaje criptico de los abogados sin apoyos de definiciones y explicaciones, con lo cual ademas se dificulta entender la posicion conceptual que estan manejando. Yo me quede con ganas de saber que ofrecian para Colombia pero aparentemente solo accederia a esa informacion si licenciara un blog con el sistema… Esperemos que la idea se madure mas para terminar de opinar.
    Gracias otra vez.

  • Ariel Vercelli

    Es cierto Carolina, hay que hacer toda una crítica en este sentido. La falta de los títulos comunes (commons deed) que ha inaugurado cc es algo muy importante para definir la estretegia y realmente al visitar el sitio se extraña.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *