¿Qué está haciendo Internet con nuestras mentes? Superficiales

No es un problema menor. ¿Nos estamos volviendo cada día más superficiales? Así lo manifiesta el periodista y escritor norteamericano Nicholas Carr en su excelente libro ¿Qué está haciendo Internet con nuestras mentes? Superficiales! Internet, los servicios web, los teléfonos móviles, ¿están cambiando nuestros cerebros? ¿Este es un proceso lento o rápido? ¿El buscador Google nos hace cada día más tontos y superficiales?

El libro tiene algo más de 300 páginas de una bien sesuda pero rápida prosa. Se puede conseguir en español, editado por Taurus. El texto está compuesto de 10 capítulos con un hilo conductor claro que recorre ideas y argumentos provenientes de diferentes corrientes de pensamiento. Al igual que McLuhan, Nicholas Carr entiende que las tecnologías digitales, las redes electrónicas y las páginas web son mucho más que los mensajes que circulan en ellas (el medio es el mensaje).

El autor analiza algo preocupante: la web está debilitando las capacidades de concentración y contemplación. A diferencia de lo que ocurría en el pasado, los cerebros humanos parecen ahora estar faltos de aquella profunda atención típicamente literaria. Las diferentes tecnologías digitales producen hambre y avidez de información al tiempo que ansiedad y dispersión. Ahora los cerebros humanos esperan que todo esté al alcance de la mano, disponible en una página web.

Las tecnologías digitales cambian nuestra forma de pensar. En ese sentido se expresa Carr al afirmar que su trabajo de escritor ha cambiado radicalmente: afirma que antes era un buzo que navegaba entre palabras y que ahora se desliza por su superficie en una moto acuática. Al igual que HAL 9000 (la memorable computadora del film 2001 Odisea del Espacio): ¿también los seres humanos pasaron a ser máquinas (distribuidas) que procesan datos? El autor es muy claro: estamos obligados a pensar un futuro rodeado de inteligencias artificiales.

¿Cuáles son los cambios más importantes que han traído las tecnologías digitales? Carr afirma que una de las características más notorias del cerebro humano es su neuroplasticidad, es decir, su capacidad de adaptabilidad. El texto propone un largo pero interesante camino sobre qué ocurrió con esa cualidad a través del recorrido del Hombre por las diferentes tecnologías intelectuales que fueron tallando nuestras mentes (el alfabeto, el reloj, los mapas, la imprenta, la radio, la televisión, Internet).

Uno de los principales argumentos del texto es que el mundo de los entornos digitales con el que interactuamos a diario ya no es igual al mundo de la escritura y la lectura en las páginas en papel. Las nuevas tecnologías implican profundos cambios en nuestros cerebros, en las formas de leer, pensar, memorizar y hasta traen toda una nueva ética intelectual. El texto es muy rico en ejemplos, citas e investigaciones que aportan indicios sobre los numerosos cambios y adaptaciones a la era digital.

Según el autor, cada vez que se enciende una computadora o un teléfono móvil pareciera que los usuarios se sumergiesen en un ecosistema de tecnologías de la interrupción, tecnologías que captan de forma veloz e intrusiva su atención. Quienes leen, trabajan o pasan horas navegando una web han pasado a tener un cerebro multitarea y que bien podría afirmarse se han pasado al bando de los malabaristas.

Un libro ágil, veloz y divertido que, si bien requiere de algunas lecturas complementarias para favorecer el diálogo, debería ser parte de la bibliografía obligatoria. Es un texto que hace pensar e invita a discutir varias de sus hipótesis y de las aparentes certezas del autor. En el capítulo 8 Carr afirma que aquello que logró el taylorismo con el trabajo manual Google Inc. pretende alcanzarlo (y ya lo está alcanzando) con el trabajo mental / intelectual.

* El Dr. Ariel Vercelli es Presidente de BIENES COMUNES A. C. e Investigador del CONICET / IEC-UNQ. Columna publicada en la sección de Tecnología de Télam. Sin licencia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *